Diamantes encontrados en un meteorito sugiere que vino de otro planeta

Los estudios recientes han revelado que un meteorito lleno con diamantes podría ser fragmento de un “planeta perdido”.

En 2008, una roca espacial portando diamantes entró en nuestra atmósfera y destruyó la superficie terrestre en algún lugar de los desiertos de Sudán. Algunas partes de ello fueron recuperadas y después de numerosos estudios, los científicos concluyeron que estas rocas espaciales podrían ser en realidad fragmentos de otro planeta que orbitó nuestro Sol y que fue destruido hace billones de años. Si esta teoría es confirmada, los científicos reclaman que podría ser la primera vez en la historia donde han recuperado pequeños fragmentos de uno de los llamados planetas “perdidos” que poblaron este sistema solar hace muchos años.

“Tenemos en nuestras manos una pieza de un ex planeta que estaba girando alrededor del sol antes del final de la formación del sistema solar de hoy,” fueron las palabras de uno de los científicos planetarios más reconocidos del mundo, Philippe Gillet, dijo en una conferencia en el Instituto Federal de Tecnología, localizado en Lausana, Suiza.

El descubrimiento, sin embargo, fue hecho por Farhang Nabiei, quien es un colega del Dr. Gillet. El Dr. Nabiei tomó una inspección más cercana a algunas imágenes HR de un meteorito que había alcanzado la superficie de la tierra aproximadamente hace diez años en el desierto de Nubia localizado en Sudán. La roca espacial está incluida en la categoría ureilita, la cual cuenta por menos del 1% de la cantidad total de objetos que chocan con nuestro planeta y la cual está asociada con un cierto tipo de meteoritos raros que también contienen varios tipos de minerales. Por ejemplo, este en particular contenía diamantes.

Durante esta investigación, no solo uno, pero tres tipos distintivos de microscopios fueron usados.

El “proto-planeta” al cual los científicos se refieren como el “padre” de este meteorito, se supone que existió aproximadamente hace 10 billones de años y tenía un tamaño similar al de Marte o Mercurio. En algún punto, este planeta se descompuso en una colisión y fragmentos de este se esparcieron a través del sistema solar.