Nueva técnica de identificación involucrando sudor – sospechosos de crimenes “en riesgo”

Una nueva técnica de identificación de sospechosos está a punto de ser usada por policías por todo el mundo y los ayuda a identificar un criminal en menos de un minuto e implica el sudor.

La técnica de huellas digitales ha sido usada por más de un siglo por oficiales de policía en identificar sospechosos de crímenes. Hace muchos años, el ADN también se tomó en cuenta en tales situaciones.

Sin embargo, a menudo, hay casos de huellas digital que se ocultan o son robadas, por lo tanto, haciendo la investigación más difícil de lo que ya es. Aquí es donde el sudor llama nuestra atención.

Lo que hay que saber sobre el sudor… a excepción de que es maloliente y pegajoso

Una pulgada de piel contiene aproximadamente 650 glándulas sudoríparas en promedio. Esto significa que dejamos pequeñas cantidades de sudor en básicamente cualquier objeto que tocamos comenzando desde nuestros teléfonos, a nuestras laptops, a vasos de agua y así sucesivamente. De acuerdo con los especialistas, estas increíblemente pequeñas secreciones de la piel pueden ser increíblemente útiles en investigaciones criminales.

Jan Halámek es el que inició el proceso de hacer este procedimiento reconocido por las autoridades.

Halámek trabaja como un asistente de profesor de Química en la Universidad de Albany y ha publicado recientemente un nuevo artículo en una revista científica popular llamada Analytical Chemistry. En este artículo, él discute la posibilidad de analizar el sudor encontrado en una escena de crimen para identificar el numero de personas que estuvieron ahí. Las buenas noticias es que este análisis puede ser utilizado en el sitio y proporcionar resultados de inmediato.

La eficiencia comprobada de la técnica de investigación del sudor

“Estamos viendo dos conceptos en este artículo. Primero, que cada una de nuestras secreciones cutáneas son diferentes y, por lo tanto, únicas para nosotras. Como una huella dactilar. También, estamos secretando sudor continuamente a través del día que están siendo depositadas en pequeñas cantidades mientras viajamos y tocamos varios objetos.” Halámek también añadió que “al combinar estos conceptos, podemos mostrar que, estadísticamente, el sudor que es dejado en una escena del crimen puede ayudar a los investigadores forenses.”

Para probar esta teoría, Halámek y su equipo tomaron las muestras de sudor de 25 voluntarios y crearon otras 25 muestras de sudor imitadas. El resultado de esta prueba relevó que era extremadamente fácil distinguir entre las 50 muestras.

El siguiente paso en este proceso es probar su eficiencia usando muestras tomadas de escenas del crimen reales.

Los desafíos de esta técnica

De acuerdo con Halámek, este análisis no está actualmente disponible para emparejar muestras de sudor con individuales específicos. La razón es que los metabolitos suelen cambiar con el tiempo debido a las decisiones del estilo de vida que toman los individuos. Por ejemplo, los niveles de metabolitos pueden fluctuar cuando un individuo comienza un plan de dieta o ejercicios, mientras que, en otros casos, estos niveles varían cuando un individuo se enferma. Vale la pena mencionar que estas fluctuaciones ahora son monitoreadas y el equipo de Halámek está intentando identificar un patrón. El objetivo a largo plazo es crear una base de datos de “perfil de sudor”.

Sobre el artículo

El primer autor de este artículo era una estudiante graduada de la Universidad de Albany, Mindy Hair. También, los coautores del artículo incluyen a la estudiante graduada Erica Brunelle, al igual que la superior Adrianna Mathis. La investigación fue fundada por el Instituto Nacional de Justicia.

De acuerdo con las notas hechas por U Albany, Halámek y su equipo también trabajaron en desarrollar un enfoque de autentificación que también es basado en sudor y que tiene como objetivo desbloquear dispositivos móviles y portátiles.