La RoboBee Actualizada de Harvard Puede Volar Adentro y Afuera del Agua

Científicos han creado una versión mejorada de la RoboBee que puede volar, sumergirse al agua y regresar al aire

La máquina solo mide dos centímetros de altura y pesa aproximadamente el quinceavo del peso de un centavo. Para un robot que es así de pequeño, nadar en el agua es similar a nadar en melaza mientras que romper la superficie del agua es como romper una pared de ladrillos.

Sin embargo, para resolver este problema, los investigadores diseñaron nuevos mecanismos que permiten al pequeño robot transitar sin problema del agua al aire. El primer paso requirió encontrar las velocidades de aleteo adecuadas para los ambientes aéreos y acuáticos. Usaron la combinación de modelado teórico e información experimental para determinar que 220 a 300 hercios es genial para viaje aéreo, mientras que 9 a 13 hercios es la velocidad ideal para el agua.

Una vez que ese paso estaba listo, ellos determinaron como hacer que la máquina rompa la tensión de la superficie para poder salir del agua. Para esto, ellos descubrieron un sistema de dos pasos:

  • Primero, la página colecta agua en una cámara de flotabilidad mientras nada hacia la superficie; una placa electrolítica dentro de esa cámara lo convierte a oxihidrógeno que proporciona suficiente flotabilidad extra para que las alas salgan del agua.
  • Segundo, una chispa en la cámara enciende el combustible de oxihidrógeno, convirtiéndolo en combustible que le da al robot el empujón necesario para regresar al aire.

Los micro robots como RoboBee podrían ser usados adelante para misiones de búsqueda, desplegados en lugares lejanos para vigilancia antes de enviar grandes máquinas para rescatar gente. El equipo espera que su trabajo “investigando compensaciones como peso y tensión de superficie pueda inspirar a futuros micro robots multifuncionales – unos que puedan moverse en terrenos complejos y desempeñar una variedad de tareas.”

Fuente: engadget.com