Las mujeres de Arabia Saudita están oficialmente autorizadas para conducir

A partir del 23 de junio, se levantó oficialmente la prohibición de que las mujeres condujeran en Arabia Saudita, después de varios años desde que se aplicó, con lo que la nación conservadora del Golfo se alineó con los demás países del mundo.

Arabia Saudita era el único país del mundo restante en el que no se les permitía a las mujeres conducir. Las familias que necesitaban trasladarse de un lugar a otro tenían que contratar chóferes privados.

Sin embargo, este cambio se debe a las medidas severas de un grupo de activistas que lanzaron numerosas campañas en favor del derecho a conducir. Varios activistas de los derechos humanos han sido detenidos o incluso encarcelados por participar en esas campañas.

Después de que se levantara la prohibición el domingo pasado, más de 120,000 mujeres estaban interesadas en obtener un permiso de conducir e incluso solicitaron uno, según los funcionarios del Ministerio del Interior y de la Dirección de Tráfico.

“La demanda de permisos de conducir es muy alta”, portavoz oficial del Ministerio del Interior, Maj. General Mansour Al Turki, explicó.

Algunas mujeres estaban aún más ansiosas por ponerse al volante y conducir, como era el caso de Mona Al-Fares, una médica, que decidió subirse al coche incluso antes de la medianoche y esperar a que se levantara la prohibición. Tanto su marido como sus hijos se unieron a ella en el coche y fueron a dar un paseo por las calles de Jeddah.

“Me siento sorprendida. ¿De verdad estoy conduciendo en mi propio país? Me siento feliz, aliviada. Me siento libre”, dijo en una entrevista.

El anuncio relacionado a los derechos de las mujeres a conducir se hizo en septiembre pasado. Este es un cambio enorme que liberó a numerosas mujeres de las controvertidas limitaciones que tuvieron que contratar chóferes masculinos incluso cuando se trataba de pequeñas distancias.

“Esos días de esperar largas horas para un conductor han terminado. Ya no necesitamos a un hombre”, dijo una estudiante de farmacia, Hatoun bin Dakhil, de 21 años.

Ahora, las mujeres de Arabia Saudita tienen más oportunidades de ser contratadas y, por qué no, de iniciar sus propios negocios. De hecho, se trata de una parte esencial de un ambicioso plan para cambiar completamente la economía del país, que también se conoce como Visión 2030.

Aunque se trata de un gran paso hacia una vida normal, todavía se aplican muchas otras restricciones en este país que obligan a las mujeres a permanecer bajo el sistema de custodia masculina. Algunas de estas restricciones están relacionadas con el derecho de la mujer a contraer matrimonio, viajar o trabajar.