Petición de 120,000 firmas para proteger el Corazón Azul de Europa

Más de 120,000 personas han firmado una petición para proteger el Corazón Azul de Europa de las presas hidroeléctricas

Se cree que el Corazón Azul de Europa es la última área silvestre que queda en el continente, y es una superficie de alrededor de 2.500 millas cuadradas en Albania y Grecia.

El hermoso lugar contiene el río Vjosa de 169 millas; desafortunadamente, las aguas que fluyen libremente de este pedazo de cielo están amenazadas por unos 36 desarrollos planificados. De Eslovenia meridional a Grecia, ya existen alrededor de 1,000, mientras que se planea construir cerca de 3,000.

A los organizadores les preocupa que el bloqueo o el desvío de los caminos de los ríos tenga un impacto perjudicial en la biodiversidad, las comunidades locales y la industria turística; por ejemplo, el río Vjosa es muy popular por sus viajes de rafting en aguas blancas.

Esta semana, un grupo de organizaciones ambientales e incluso la marca de ropa Patagonia envió una petición a la sede de Londres del Banco Europeo de Reconstrucción y Redesarrollo, pidiendo a los prestamistas comerciales en Europa restringir la financiación de los proyectos en estas áreas protegidas, aplicar condiciones ambientales más estrictas y reencauzar el dinero hacia fuentes de energía renovables de menor impacto.

“120,000 firmas representan la mayor respuesta de petición que el BERD ha recibido en relación con cuestiones energéticas”, dijo Fidanka McGrath, del grupo de activistas financieros Bankwatch.

“El banco se enorgullece en mover mercados, así que esperamos que tome esta oleada de opinión pública global al corazón y conducir inversiones en una mezcla más diversa de renovables, mientras que también aplicando estrictas salvaguardias ambientales y sociales.”

Yvon Choulnard, fundador de la marca Patagonia y el que está detrás del documental del Corazón Azul, nombró las inversiones de la presa “una pérdida de dinero y una travestía moral”.

La campaña ya ha gozado de una victoria cuando el tribunal de Bosnia y Herzegovina detuvo un permiso ambiental para la construcción de presas en el río Kruscica.

Fuente: telegraph.co.uk