Los seguidores de Trump pagaron tributo a Corea del Norte a través de un desfile de moda

Los seguidores del presidente Trump decidieron celebrarlo al pagarle tributo a Corea del Norte a través de té y un desfile de modas

Ha sido un mes ocupado para el presidente Donald Trump: él se reunió con Kim Jong Un en Singapur y celebró su cumpleaños 72.

Sin embargo, un evento en particular sobresalió: Women for Trump (Mujeres por Trump) se reunieron en el Hotel Internacional Trump en Washington para una taza de “Tea for Trump” (Té para Trump” para celebrar la meta en la diplomacia y como en el envejecimiento. Aunque Donald Trump no estuvo presente en la fiesta, muchas seguidoras lo estuvieron, incluyendo a la candidata al senado del Gobierno de Virginia, Corey Stewart.
Republican Women BC tuiteó:

“#TeaForTrump @TrumpHotels ¡Registrándonos para el gran evento, vestidas fabulosas y sombreros también! Mantente al tanto para actualizaciones #Women4Trump”

Como si el evento no fuese suficientemente importante ya, los asistentes modelaron vestidos inspirados por el propio presidente en un desfile de moda muy bien organizado.

Sin embargo, se destacó un atuendo en específico y Elizabeth Williamson, del New York Times, lo capturó:


“En un momento clave, apareció una mujer con un disfraz fluido, blanco y negro, de estilo asiático. Mientras sonaba la música marcial, caminaba por la pista con los brazos extendidos, llevando lo que parecía un terciopelo rojo y una caja dorada de dulces del Día de San Valentín. Las mujeres animaron mientras se detuvo, levantando la caja a los cielos.

[La organizadora] La Sra. [Alice] Butler-Short tomó el escenario, su sombrero para dama sustancial, dorado con joyas, inclinándose. “Eso representaba a nuestro gran presidente y las negociaciones que está teniendo con Corea del Norte”, dijo. La música, explicó, era el himno nacional norcoreano”.


Si lo piensas, esta celebración es aún más extraña si consideras el hecho de que a principios de 2018, Trump le estaba diciendo a Kim que su “botón nuclear” era más grande que el suyo. De “fuego y furia” hasta alabar al dictador como un paquete completo, un “chico divertido” con una “gran personalidad” que es “muy inteligente” y “ama a su pueblo”.

La vuelta de la victoria de Trump en Corea del Norte parece haber funcionado bien con sus seguidores, permitiéndonos cuestionar lo que viene después.

Fuente: vox.com