Malecón de Coney Island Podría Convertirse Oficialmente en un Monumento

El Malecón de Coney Island es un lugar icónico que pronto podría convertirse en un monumento escénico, de acuerdo con los oficiales públicos

El Malecón Riegelmann de Coney Island es un lugar icónico que muchos desean visitar, querido por turistas y recordado por cualquiera que lo haya visto. Ahora, la atracción podría estar en la lista de monumentos escénicos oficiales.

El 20 de marzo, el primer paso formal hacia reconocer el malecón como un monumento escénico fue tomado, en un procedimiento que es conocido comúnmente como calendario.

“La Comisión de Preservación de Monumentos (ha) votado a favor del calendario del Malecón Coney Island (Riegelmann) en reconocimiento de su importancia cultural e histórica. El Malecón de Coney Island el cual se extiende 2.7 millas a lo largo de las playas de Coney Island y Brighton, es considerado uno de los paseos peatonales costeros más conocidos en el mundo y un destino memorable para los Neoyorquinos y los visitantes,” un representante de la Comisión de Preservación de Monumentos dijo.

Si el Malecón Riegelmann es calendarizado, el LPC tendrá una audiencia sobre la designación propuesta, después de la cual se llevará a cabo una reunión pública donde se realizará una votación.

Al principio, el malecón era para rejuvenecer el vecindario y la playa y fue nombrada en honor del presidente del condado de Brooklyn Edward J. Riegelmann, quien jugó un papel importante en la creación de un futuro monumento escénico. Los oficiales públicos se inspiraron por los primeros malecones de Atlantic City, Nueva Jersey y pensaron que hacer lo mismo en Coney Island lo convertiría en un resort de todo el año.

El monumento icónico fue planeado y diseñado por el ingeniero Philip P. Farley; es una cubierta elevada soportada por pilas y vigas de concreto. La primera sección que mide 80 pies de ancho y 9500 pies de largo fue abierta en mayo de 1923.

Aunque los parques de diversiones más famosos ya no existen, el malecón aún es anfitrión de la montaña rusa Coney Island Cyclone, al igual que la rueda de la fortuna Wonder Wheel y el Acuario de Nueva York.

Fuente: lonelyplanet.com