Melania Trump se sometió a una cirugía por una condición renal benigna

La primera dama se sometió a una cirugía el lunes por la mañana en el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed para tratar una “condición renal benigna”

“El procedimiento fue exitoso y no hubo complicaciones,” dijo la Casa Blanca en una declaración. “La Sra. Trump está en el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed y probablemente continuará ahí por la duración de la semana. La primera dama espera una recuperación completa, para que pueda continuar su trabajo en nombre de los niños en todas partes.”

Donald Trump la ha estado observando incluso antes del procedimiento, donde él la llamó y más tarde habló con el doctor después de que el procedimiento terminara, asegurándose de que todo estuviera bien. En la tarde, Trump tomó el helicóptero y visitó a la primera dama en persona por aproximadamente una hora, después él regresó a la Casa Blanca.

También les hizo saber a las personas que todo está bien a través de Twitter: “Yendo hacia el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed para ver a nuestra gran Primera Dama, Melania. Procedimiento exitoso, ella está en buenos ánimos. ¡Gracias por todos los buenos deseos!”

La Casa Blanca declaró que Melania Trump se sometió a un procedimiento de embolización, el cual es un procedimiento médico en el cual un material especial parecido a una esponja es localizado en una arteria que envía sangre al riñón. Además, un delgado tubo catéter es introduciendo en un vaso en la pierna, al igual que en el vaso principal alimentando al riñón.

Este procedimiento busca bloquear el suministro de sangre en el riñón e incluso podría usarse para detener el sangrado de un tumor benigno. Además, la guía Johns Hopkins también menciona que el procedimiento puede ser usado para hacerle más fácil al cirujano remover el riñón.

El vicepresidente Mike Pence mencionó que el procedimiento de la Primera Dama fue “planeado a largo plazo”.

“Es literalmente como un procedimiento ambulatorio,” dijo la Dra. Eleanor D. Lederer, una profesora en la del Colegio de Medicina en la Universidad de Louisville y la ex presidente de la Sociedad Americana de Nefrología. “Entras, te lo hacen, te acuestas en la cama por un rato para evitar que el vaso sanguíneo sangre y luego te vas a casa.”

Fuente: nytimes.com